El valor de la cultura, el valor de un ministerio

La propuesta de creación de un Ministerio de Cultura, formulada por el Presidente García, ha dado lugar a una serie de opiniones que ponen en evidencia la necesidad de considerar nuevas e importantes perspectivas  en el debate.

Esta es la oportunidad para replantear el tipo de gestión y promoción de la cultura que se requiere. En el Perú, hasta hoy en día, ha prevalecido en las políticas públicas una visión patrimonialista e ilustrada de la cultura. Las expresiones actuales de nuestra diversidad cultural, que se crean y recrean dentro de procesos híbridos y fluctuantes, como las artes contemporáneas y las industrias culturales, no han sido objeto de gestión y promoción por parte del Estado. Como consecuencia, el rol  de las manifestaciones culturales en la generación de una ciudadanía integral y su aporte en el desarrollo económico, político y social del país no es aún cabalmente comprendida.

La cultura articula nuestras relaciones sociales y las formas materiales e inmateriales en las que nos representamos. Constituye una esfera de discusión, de negociación de identidades y, a la vez, es un ámbito para la creación de valor económico y la participación ciudadana. Para ello, la cultura debe ser gestionada en toda su complejidad teniendo en cuenta su valor simbólico, económico y político. Un país como el nuestro afectado por la violencia y por diferentes conflictos sociales, no puede dejar de aprovechar las posibilidades de generar cohesión y desarrollo que el trabajo en cultura trae consigo.

En este sentido, la creación de un Ministerio de Cultura, no sólo es una decisión administrativa, sino  politica, implica la adopción de un enfoque de gestión cultural orientado a garantizar las condiciones adecuadas para la libre expresión creativa y la puesta en valor de nuestro patrimonio y referentes simbólicos, priorizando su uso social y sostenible.

El valor simbólico de la cultura  alude al hecho que nuestras prácticas cotidianas se encuentran determinadas por el conjunto de representaciones que tenemos de la realidad. Las personas se relacionan entre sí no solo a partir de sus condiciones materiales sino a través de los estereotipos y valoraciones de sí mismos y de los otros.  De allí que la violencia, el racismo, el machismo, la delincuencia, y las diversas formas de discriminación tengan una dimensión simbólica que amerita ser abordada   con estrategias de acción comunitaria orientadas a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Por lo mismo, las políticas culturales deben tener como uno de sus objetivos intervenir en los soportes simbólicos que estructuran tanto a las subjetividades humanas como a las sociedades enteras. El caso de Bogotá con los proyectos diseñados por el ex alcalde Antanas Mockus y el de algunos países de Europa del Este afectados por la guerra, son un claro ejemplo de cómo la promoción cultural  contribuye a reconstruir tejidos sociales dañados por los diversos conflictos que afectan a nuestras sociedades.

Las actividades culturales contienen también un valor económico. Una parte importante de ellas se encuentran insertas  en el mercado. Otras se sostienen por medio de apoyos de  empresas privadas, subvenciones estatales o las autogestionan diversas asociaciones y comunidades de las que son expresión. En todos los casos, los agentes encargados de producirlas, distribuirlas y consumirlas necesitan invertir recursos por lo que conforman un sector con capacidad para contribuir a las economías nacionales.

En la última década, la contribución mundial de la cultura a la economía viene incrementándose en términos de comercio exterior, productividad y creación de puestos de trabajo. Según el Banco Mundial, el aporte económico del sector cultural ha superado el 7% del Producto Bruto Interno generado a nivel planetario. Por tanto, cultura y economía son dimensiones de la vida humana que actualmente no pueden ser desligadas.

Si bien es importante reconocer los efectos positivos que la relación entre economía y genera para el desarrollo de las sociedades, también debemos precisar los aspectos negativos respecto de la aguda desigualdad en los intercambios. Por ejemplo, sólo tres países  — Reino Unido, Estados Unidos y China— produjeron en la última década 40% de los bienes y servicios culturales comercializados en el planeta, y en contraste, América Latina hizo lo mismo con el 3% y África con el 1%. Es evidente entonces que el mercado global de la cultura tiene una marcada estructura oligopólica. De ahí que una de las funciones que cumplen los ministerios de cultura sea justamente la corrección de este tipo de inequidades generadas por el mercado, generando así condiciones adecuadas para que los ciudadanos podamos crear con libertad y acceder a la diversidad de ofertas culturales.

Por último, el valor político supone el reconocimiento público del derecho de los ciudadanos a ser diferentes, a construir y negociar sus identidades individuales y colectivas sin dejar de formar parte de la comunidad nacional. De esta manera, todas las medidas orientadas a la preservación, creación y difusión de las actividades culturales tendrían sentido en tanto la comunidad sea un agente activo en la toma de decisiones y en la ejecución y seguimiento de las mismas.

Censurar, por ejemplo, el uso del quechua en espacios públicos como el Congreso de la República, limita la construcción de ciudadanía y reproduce tradicionales prácticas de poder que una política cultural busca eliminar. Hoy en día es mucho más claro que el ejercicio pleno de la ciudadanía, implica una dimensión cultural. De ahí que cualquier gestión de la cultura implique potenciar la participación ciudadana a nivel nacional, regional y local, y las instancias que existen para garantizarla. La cultura gestionada y entendida desde estas tres instancias permitiría traspasar  la visión patrimonialista y ornamentalista que prima actualmente, la misma que hace creer que la cultura solo constituye un insumo para otros sectores y actividades como el turismo.

La cultura requiere de independencia en su gestión, y el reconocimiento de sus particularidades y  de la verdadera  importancia que tiene para el desarrollo de los individuos y la sociedad en su conjunto. Solo admitiendo  que la cultura constituye la base de lo que somos y no la envoltura, es que se entenderá la importancia de abrir un debate sobre lo que un Ministerio de Cultura podría hacer como agente central para el desarrollo del país.


Colectivo Maniobras / maniobras.org
El valor de la cultura, el valor de un ministerio (Septiembre, 2008)

About these ads

26 comentarios

Archivado bajo Artículos

26 Respuestas a “El valor de la cultura, el valor de un ministerio

  1. Eliana Mory

    La idea de que una gestión cultural adecuada permite reforzar la ciudadanía o constrirla, ahí donde no la hay en sentido pleno, es una idea valiosa, importante y necesaria en un país como el Perú. Muchos países han logrado integración apelando a esta idea.
    Pero ¿cómo conseguir la inclusión de los sectores menos favorecidos en la gestión cultural? ¿A qué se debe dar prioridad? Quizás estas sean algunas de las preguntas que un Ministerio de la Cultura tendrái como tarea resolver. Además, claro está, de asumir el valor de la cultura no solo como un valor económico o comercial.

  2. Johan

    Contar con un aparato burocratico más no me parece tan apropiado, no obstante es una buena propuesta

  3. Gerber Hugo Hidalgo

    Desde mi punto de vista, me parece buena idea de parte del gobierno de crear un ministerio de esta naturaleza, la cultura de un implica muchas potencialidades de un pueblo. El nuevo ministerio debe de ver las cosas en totalidades y no en forma fragmentada. No considerar a la cultuta quechua como las más la importante del país, debemos de reconocer también a las culturas amazónicas como patrimonio cultural de nuestro país por sus aportantes en cuanto a la medicina natural, el cuidado de la flora y fauna silvestre, asi como guardianes de nuestras fronteras. Por último el minsiterio debe ser operativo que burocrático, porque de eso los perunanos estamos cansados y los que lo integran que sean personalidades ideóneas y por favores políticos omo están en la actualidad en todos los ministerios del estado.

  4. Antonio

    bueno el espacio me parece bueno, tambien las ideas planteadas. aprovecho para: me gustaria contactar jovenes egresados en ciencias sociales o humanidades para intercambiar proyectos. mi correo es: mrcs-mj @ en hotmail. sigan asi,

  5. Pingback: Invasiones Bárbaras » Blog Archive » Espíritu de la época

  6. FERNANDO PARODI

    ME PARECE QUE LA CREACION DE UN MINISTERIO DEBE ESTAR APAREJADA AL DESARROLLO DE UN SECTOR QUE HACE NECESARIA LA EXISTENCIA DEL NUEVO APARATO. CREAR MINISTERIOS PORQUE OTROS PAISES LOS TIENEN O PORQUE SU FUNCION SERA LA DE DIFUNDIR O PROPANGANDIZAR UN ASPECTO COMO ES EL CASO DEL MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE, CUYO UNICO ROL HASTA AHORA SE VISLUMBRA COMO EL DE PROMOTOR DE LA DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE, PERO NO TIENE NINGUNA FUNCION COERCITIVA FRENTE A LA SOLUCION DE SUS PROBLEMAS. SI EL MINISTERIO DE CULTURA VA A TENER EL MISMO PERFIL ME PARECE UN GASTO BUROCRATICO INNECESARIO QUE PUEDE ASUMIRLO COMO HASTA AHORA EL MINISTERIO DE EDUCACION A TRAVES DEL INSTITUTO DE CULTURA

  7. Me parece importante

    Pues es importante tener un ministerio que apoye a la cultura, sin embargo pienso que sería uno más de la burocracia, si esto fuera dirigido por personas que conocen nuestro paìs, con identidad que amen verdaderamente lo nuestro que se interesen por su folklor, sus fiestas patronales, sus comidas, su forma de vida, pues sería distinto a los demás ministerios que solo piensan en lo bien que lo están pasando y no en los peruanos de la costa, sierra y selva.–

  8. Betty Marleny Monteza Facho

    Completamente de acuerdo que un pais como el nuestro amerita contar con un Ministerio que sea un espacio donde se tenga que analizar ,reflexionar y proponer estrategias que permitan promover e implemenTAR politicas a favor de la cultura propia de nuestras poblaciones especialmente de esas comunidades alejadas y dispersas andinas,nativas en donde muchos de sus derechos son violados prioritariamente el de su salud siendo maltratados y marginados

  9. Pienso que deberiamos consolidar la cultura a traves de ministerios que se dediquen verdaderamente a proporcionar ayuda para mantenerrnos culturalmente, y que trabajemos unidos, basado en que la unidad Latinoamericana, nos hara Libres!!! debemos apoyar y aportar lo nuestro en cada uno de estos ministerios de cultura, pongamos, pues, nuestra colaboracion para que todo funcione bien.
    Propongamos a nuestros gobiernos e insistamos en lograrlo para beneficio de la cultura latinoamericana.
    Debemos desarrollarnos en este ambiente para dejar un buen legado a nuestros hijo y nuestros nietos, Latinoamerica unida sera Libre!!!
    Adelante compañeros y compañeras!!! Desde Guatemala. PROYECTO CULTURAL SOLOLATECO, SOLOA
    http://www.proculsol.skyrock.com Visitennos!!!!

  10. Santiago Alfaro

    Me parecen comprensibles y sensatos los miedos a la burocratización, entendiéndola desde su sentido negativo, esto es, como una distorsión y deformación de la misión propia de la burocracia: organizar racionalmente la administración del Estado para servir al ciudadano.

    Ese es un riesgo, junto con el de la censura, que siempre se corre en la gestión pública, especialmente del sector cultural. Sin embargo, ese temor sólo nos debe mantener vigilantes, no paralizarnos ni distraernos. Lo central ahora creo que es, desde espacios como este, plantear y discutir propuestas concretas con la intención de generar alianzas (como lo sugieren desde Guatemala), criterios comunes y argumentos a favor de la protección y promoción de la cultura.

  11. Pingback: el blog del morsa » El INC en Crisis

  12. yaku

    wayqepanaykuna:
    manan
    wakchakunata khuyapayachu
    manan ñoqaykumananta llakikuspa
    imaynatan kawsayninchista qespichisun ñinaykichischu
    qankunan kunan kama
    mana kay pachamamaq wawanña kasqaykichista
    qhawarinkichischu
    chayqa
    llaqtayuqkunaq munayninta ruwaspan
    llaqtayuq hina qankunapas puririnkichis.ç

    yaku

  13. Vilma

    Crear un Ministerio de Culura me parece genial, pero no suficiente, en un país que como el nuestro ve que cada poder del Estado se separá más y más de los otros, por un lado, mientras que por el otros la élite gobernante se aleja del pueblo y solo lo toma en cuenta a la hora en que este puede aportar botos o tributos. ¿Cómo? poder hablar de cultura cuando la manipulación cunde y los tributos ahogan justamente a los grupos minoritarios que al tener poco acceso (o tal vez ninguno) al poder y a las decisiones se asemejan más a los siervos del medioevo: buenos para producir, nulos para decirdir?

  14. Victor

    Me parece oportuno la iniciativa en pro del ministerio de cultura, pero radica de dotar de presupuesto, personal técnico, financiamiento de proyectos de estudio,etc.Espero que el discurso se traduzca en acciones concretas a favor de nuestra reinvidicación cultural como agenda del Estado, ya que esta decisiòn afirma, articula la pasión nacional. Victor Nieto Bonilla
    Asociaciòn de Historiadores de la Sierra Central-Perú. Celular 991353803

  15. Carlos

    Allinmi:
    chaypaqmi kanan alin kaway llapan runapaq, hoq kallpalla kanapa, allin kausan tarinapaq….
    Esta bien:
    Para eso requerimos una vision para todos los pueblos, para integrarnos en una sola fuerza, para encontrar un bienestar social….

  16. Marcela Olivas

    En éstos dias tengo más preguntas que respuestas… me da la impresiòn que el Estado estuviera contra el mismo Estado al estrangular el presupuesto del INC a nivel nacional.
    Por ejemplo, todavía no nos hemos puesto a reflexionar sobre sobre lo que significa el ajuste presupuestal y el despido de profesionales que ha ocurrido esta semana en cada una de las regiones y lo que ello significa para la defensa y conservaciòn del patrimonio arqueológico o monumental de cada sitio que el INC administra.
    Ni hablar de los planes y proyectos de las oficinas de promociòn cultural de cada Región y menos del dinero recaudado que NO SE INVIERTE EN EL LUGAR.
    Hay mucho pan que rebanar …

  17. yaku

    ARÍ, WAWQE CARLOS,KAWSAYNINCHISMANTA HAMUT’ASPA KAWSAYNINCHISTA MAST’ARIYQA, MAKI LLANK’AYMI. YACHASQANCHIS HINA LLAQTAQ YACHAYNINKUNAQA, LLAQTAPURA KAWSAYNINCHISKUNAQA YANQA PANPAPI HINAN PURIRISHAN. IMATAPAS CHANINTA KHIPURISPA KAY KAWSAYNINCHISTA ASTAWAN RUNAYACHINAPAQQA, KAY SUYUNCHIS CHIQAQ WASINCHIS KANANPAQQA, ARÍ, PAQARINANMI CHAY KAMANAWASI.

    LLIWLLAN KALLPACHANANCHISMI, ATIKUNQAN. PAQARINANMI.

    YAKU

  18. Un Ministerio de Cultura para el Perú es una buena propuesta. Pienso que nuestra multietnicidad y multiculturalismo quedarían reconocidos finalmente desde un ente público, un paso importante para la inclusión social.
    En realidad somos un país de culturas sin un ente que lo represente dentro y fuera de su territorio.
    Este es un momento que los dirigentes políticos peruanos no deben soslayar pues el multiculturalismo empieza a perfilarse en las políticas de desarrollo gubernamental de las ciudades y los países. Es parte del desarrollo de hoy. Milán por ejemplo acaba de adjudicarse el Expo de 20015 y la ciudad se alista, con construcciones e intervenciones culturales, para ello. Residiendo aquí estoy curioso por ver qué hacen en cultura los milaneses.
    El ejercicio de la ciudadanía desde la cultura me parece un tema clave para empezar a incluir las diversas expresiones de prácticas e identidades en una óptica de culturalismos y globalización. Eso es lo que han hecho Barcelona, Madrid, París, Lyon. Ciudades que he visto y vivido con gran interés y sorpresa, con ojos de sociólogo y sintiéndome ciudadano, al ver cómo es que una intervención estatal en cultura (con actividades públicas, intervenciones en áreas urbanas, eventos de agregación, muestras y exposiciones, entre otros) logra integrar en la diversidad a los ciudadanos. La gestión, los temas de la agenda, el buen uso del dinero público en este ministerio de Cultura serán siempre contestados y criticados. La realidad es que la democracia tiene instituciones y sociedad civil. Discursos de culturas diversas surgen desde sociedades con esas características. Hay que hacer esfuerzo para creer y ser demócratas culturalistas, aunque a veces, lo admito, sea difícil creer en el Estado. Pero crear un ministerio es función del Estado. Es así. Nuestra tarea es contribuir con una crítica constructiva y eso es también cultural.

  19. Eliverando Araujo

    Me parece que antes de crear un nuevo ministerio, es preciso concertar en la direccionalidad común que queremos para el país. En torno a un Proyecto de Desarrollo Nacional fruto de un Acuerdo Nacional la tarea inmediata sería de tipo técnico: los más significativos consultores en la temática de políticas de Estado y gobernabilidad señalarían en base al panorama mundial y la sostenibilidad de nuestro país, cuáles serían los Ministerios que debiéramos potenciar o crear.

  20. Clelia

    El Ministerio de la cultura es importantisimo mirando desde el punto de vista positiva,vaya, siempre se corre riesgo en la gestión publica, esto nos nos debe debilitarnos sino mantenernos vigilantes sólo asi podemos ayuadar que este nuevo ministerio se implemente desde la mirada intercultural. Ahora creo que es desde espacios como este, plantear y discutir propuestas concretas con la intención de generar alianzas va ser importantisimo ya que nos servirá articular criterios comunes y argumentos a favor de la protección y promoción de la cultura.

  21. Mientras se habla de la creación de un Ministerio de Cultura, los proyectos en los que el INC venía trabajando se encuentran paralizados por un abrupto recorte presupuestario marcado por despidos masivos y la falta de pago a los proveedores que veníamos embarcados en estos proyectos.

    Por otro lado, el Ministerio del Medio Ambiente sigue “buscando” su financiamiento.

    A mí estas cosas me crean una sensación de que en el Perú andamos siempre detrás de una burocratización innecesaria que encarece nuestro aparato político y reduce nuestro presupuesto anual. En lugar de enfocarnos en mantener a más burocratas limeños deberíamos reforzar el trabajo del INC, buscando de esta manera que se resuelvan proyectos concretos.

  22. Un Ministerio de Cultura es algo que le queda bien grande al actual Estado, a su clase política y a la estructura administrativa en general. Ojalá la iniciativa no prospere porque lo único que tendremos es un INC con otro nombre, algo más de plata, más burocratizado….y con las mismas carencias de siempre. Un Estado que sólo gasta cuatro perras en el sector Educación y que sigue en los sótanos del gasto social a nivel regional, no puede montar seriamente un Ministerio de ese tipo.

  23. resli gomez

    me parece que la creacion del ministerio de cultura con la idea de absolver al INC es solo una gran cortina… porque la creacion de ministerios… que ya no administran nada, ministerio del medio ambiente cuando vienen consecionando todo en el Peru, hasta el agua… ministerio de cultura?… cuando pretenden privatizar todos los monumentos arqueologicos, sin que el estado sea accionista mayoritario, hablar de ministerio para que? para que se lleven el dinero para lima la centralista para seguir concentrando todo o para permitir la venta mas rapida de todo absolutamente todo en nuestro pais, que me disculpen los escritores, artistas,etc pero este ministerio tiene otro fin y no es cautelar, ni desarrollar la cultura en nuestro pais porque si dentro de las politicas de gobierno se quisiera respetar y desarrollar la cultura estas empezarian por la educacion donde el presupuesto es poco y por lo visto a los grandes no les interesa que la poblacion sea mas culta porque no responde a sus intereses, me da pena que ya nadie piensa en el futuro del pais y que la poblacion en general se sienta desamparada frente a todos los acontecimientos que vienen pasando que todo responda a intereses economicos de unos pocos, y que exista mucha gente que se venda incluido los medios de comunicacion.

  24. Jimena Lynch

    Felicitaciones por el espacio! Estoy de acuerdo con lo señalado en este artículo, pero creo que la razón central por la que el tema de la cultura es un asunto político es porque está relacionado estrechamente con el reconociemiento del recurso humano y de su particularidad. Este reconocimiento desde el Estado y la sociedad civil (que debe incluir a la empresa privada como parte de la misma para exigir un cambio y una responsabilidadd social real) de las diferentes formas de significar el mundo que existen en nuestro país se vincula con el tema de la representatividad. Es decir, un Estado que reconoce e impulsa la valoración de la todas las expresiones y formas de vida. Se trata de un enfoque de desarrollo humano que está muy lejos de las políticas impulsadas este gobierno. Y es ahí donde tendría que concentrarse la lucha en el proceso de conformación del Ministerio de la Cultura. Que no sea un ministerio que tenga como eje central promocionar expresiones artísticas, sino que signifique una nueva visión de desarrollo que potencia el capital humano como lo central y lo reconozca en su diversidad con políticas de Estado claras e inlcusivas. Es un proceso pero creo que esa debe ser la línea.

  25. juan

    al que escribe en quechua.
    por favor, traduce al castelano.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s