La “Nueva Museología” de Flores Aráoz, García Belaunde y Cipriani

cvr02 

Por Giuliana Borea Labarthe

Desde los años 80, los museos se han redimensionado como instituciones que buscan responder al desarrolla local y a la construcción de identidades incluyentes desde la Nueva Museología. De esta forma los museos intentan redimensionarse pasando de ser templos sagrados del saber a foros de múltiples lecturas y debate, de museos de espectadores a museos de actores, de museos de unos a museos de todos, de museos de grandes discursos a museos también de propuestas locales, de museos únicamente como espacios conmemorativos a museos que también incluyen memorias dolorosas.

El recuerdo de las tragedias colectivas como parte de la memoria pública es central en la práctica política y en la construcción de identidades, a partir de formas adecuadas de rememorar o de modelos de tratamiento cultural para ello. Las exposiciones y los museos han encontrando lenguajes adecuados para abordar y tratar estas tragedias colectivas, como la exposición Yuyanapaq. Para Recordar lo ha demostrado ampliamente.

Específicamente, la exposiciones y los museos sobre violencia política y memoria buscan (i) fomentar el recuerdo o conocimiento de las atrocidades cometidas a sujetos y grupos específicos, siendo las víctimas de dichos sucesos recordadas y homenajeadas a través de estos actos colectivos; (ii) forjar una identidad en las generaciones siguientes construyendo una memoria histórica en la que estén considerados tanto los hechos de dolor como las responsabilidades sociales y políticas, (iii) y apelar de forma emotiva y reflexiva a las poblaciones globales y, principalmente, locales para que estos actos no vuelvan a ocurrir.

En el Perú la violencia política de casi veinte años causó la muerte y desaparición de 69, 280 peruanos en manos principalmente de Sendero Luminoso, así como del Movimiento Revolucionario Tupac Amarú y de las Fuerzas del Estado, ante la eminente ceguera de la capital y de la clase política. La Comisión de la Verdad y Reconciliación propuso la necesidad de un Museo de la Memoria reconociendo las posibilidades de los museos como instituciones que contribuyen, junto a otras políticas, al recuerdo colectivo, a la reconciliación social y a forjar ciudadanías responsables.

Sin embargo, más allá de los grandes desarrollos de la Nueva Museología y en particular en este caso de los museos de la memoria donde los Museos del Holocausto han marcado una pauta clave, el ministro de defensa Ántero Flores Aráoz, el canciller José Antonio García Belaunde y el cardenal Juan Luis Cipriani pretenden dar un nuevo giro a las posibilidades sociales de estos museos. 

Esta “nueva museología” se basa en tres grandes lineamientos que se esgrimieron como respuesta al ofrecimiento de dos millones de dólares por parte del gobierno alemán para construir el Museo de la Memoria en el Perú.  Estos “lineamientos” son los siguientes:

  • “Si yo tengo personas que quieren ir al museo, pero no comen, van a morir de inanición. Hay prioridades” (Flores Aráoz).
  • “No es el momento ni la oportunidad para crear un museo que va a mantener abiertas las heridas sobre este tema que todavía no concilia a los peruanos entre sí” (García Belaunde).  
  • “No es cristiano un museo de la Memoria” (Cipriani). 

¿Qué podemos decir ante tales afirmaciones que no sólo rechazan un ofrecimiento generoso sino que hablan de una particular perspectiva estatal sobre la construcción de la memoria pública y de la función de los museos? Primero, la viabilidad de los museos es posible no sólo cuando la pobreza de los países es superada; sino que los museos pueden ayudar a mejorar las condiciones de vida de la población. El Museo del Barrio de Estados Unidos o el Museo de Antioquía en Colombia son claros ejemplos de esto.

Segundo, es inaceptable que desde el Estado se señale el argumento fácilista que la satisfacción de las necesidades económicas son primeras a la satisfacción de las necesidades simbólicas y culturales, como si de estructura y superestructuras se tratará. ¿Hasta cuando se van a esgrimir estas excusas planas hacia la cultura, la memoria y la identidad? Los factores culturales y simbólicos se interrelacionan e influyen en los económicos, y viceversa. Me pregunto ¿qué hizo el Estado con las propuestas trabajadas por los equipos del Proyecto Impulso para la elaboración de políticas culturales donde uno de los principales ejes fue entender lo cultural en su capacidad integradora y reconciliadora?

Dentro de esta argumentación ciudades como Huancavelica y más aun sus comunidades campesinas no podrían gozar de museos. Señor Sánchez recuerdo tras haber sido convocada por usted y por los comuneros de la comunidad de Buenos Aires de Parco en mi gestión en el INC haberlos apoyado en la elaboración del proyecto de un museo en su localidad; pero de acuerdo a esta “nueva museología” mi respuesta tendría que haber sido que primero solucionen sus carencias económicas antes de pensar en la construcción de un museo. Por suerte Sr. Sánchez, usted, yo, los comuneros de este poblado en Huancavelica, y otros muchos peruanos no comulgamos con estos “nuevos lineamientos” que pretenden ubicar lo cultural y lo simbólico en el rincón de las necesidades. De ahí que tal vez se entienda porque la promesa de este gobierno sobre la creación del Ministerio de Cultura resulta tan inverosímil.

cvr031
Tercero, los museos de la memoria no buscan mantener abiertas las heridas de la población; por el contrario son modelos culturales que buscan ayudar a sanar estas heridas, pero no desde el olvido sino desde el recuerdo y la responsabilidad colectiva. Por otro lado, los museos de la memoria no necesariamente se construyen cuando esta memoria dolorosa ha sido socialmente superada, sino que son en sí mismos medios de reconciliación, son espacios de encuentro para trabajar una memoria compartida sobre periodos de la historia y construir ciudadanías comprometidas e inclusivas que no permitan cegueras similares ante el dolor y la injusticia hacia conciudadanos. Negar esta capacidad a los museos es desconocer totalmente sus posibilidades.     

Cuarto, quien haya visitado la exposición Yuyanapaq. Para Recordar y no se haya sentido conmovido ante el sufrimiento, y aterrado ante la indiferencia y las responsabilidades sociales y políticas debe tener la piel bien gruesa. No se trata de marcar agendas políticas, se trata de sensibilidad social y de entender la capacidad reconciliadora que los museos de la memoria tienen en diversos países del mundo. Por otro lado, la construcción de museos en nuestro país responde en muchos casos a la ayuda internacional sin la cual por ejemplo el Museo de Chavín, de Sican, de Sipan no hubiesen sido posibles. En estos casos la ayuda internacional respondió a un pedido del gobierno peruano pero también a un interés de los países cooperantes – por supuesto buenos intereses – en apoyar dichos proyectos. En el caso del Museo de la Memoria no sólo se ajusta a una recomendación de la CVR, sino que responde al gran impacto que la exposición de Yuyanapaq tuvo en Chorrillos y sigue de alguna manera teniendo en el Museo de la Nación. O ¿es que son solo los museos que muestran el glorioso pasado arqueológico, el que no perturba las mentes y las responsabilidades los que se deben construir? Por supuesto que no. Recordar el dolor no implica no perdonar, recordar implica sacar una lección para nuestras vidas: ¿o no es ello lo que se nos ensaña cuando debemos recordar el dolor, el perdón y la reconciliación en el Cristianismo? Dolor, memoria y reconciliación pueden y deben ir de la mano para como individuos y como sociedad no cometer los mismos errores y forjar una ciudadanía inclusiva, responsable y crítica.

Ojalá que esta “nueva museología”, que contribuye a la completa banalización de los museos y a la poca comprensión sobre la construcción de identidades complejas, no marque la agenda política, cultural e identitaria de nuestro país que merece y requiere no olvidar para construir un futuro común sobre el recuerdo de todos.  

 

+ Datos adicionales:

Topografía de la Memoria
http://www.memoriales.net/topographie/Alemania/topographie.htm

Museo Memoria Abierta – Argentina
http://www.memoriaabierta.org.ar/principal.php

Destierro y Reparación – Museo de Antioquía, Medellín
http://www.destierroyreparacion.org/node/22

20 comentarios

Archivado bajo Artículos

20 Respuestas a “La “Nueva Museología” de Flores Aráoz, García Belaunde y Cipriani

  1. BETZABETH ORTEGA LUJAN

    LA CREACION DE UN MUSEO DE LA MEMORIA NO HA SIDO ENTENDIDA POR LAS AUTORIDADES DE NUESTRO PAÍS, COMO TAMPOCO LO ES LA CULTURA. ES FRUSTRANTE SABER QUE QUIENES SE ENCUENTRAN A CARGO DE LAS PRINCIPALES FUNCIONES DE UN ESTADO, NO ENTIENDAN QUE LA CULTURA NO SOLO REPRESENTA IDENTIDAD, SINO TAMBIÉN DESARROLLO; Y EN UN PAÍS EN DONDE HASTA LO QUE SE RESPIRA ES CULTURA, NO SE PUEDE ENTENDER QUE EXISTAN PERSONAS QUE LA VEAN MAS COMO UN GASTO QUE COMO UNA INVERSIÓN. DEBEMOS CONTRIBUIR APOYANDO Y FORMANDO PARTE DE LA CREACIÓN,IMPLEMENTACION Y REALIZACIÓN DE ACTIVIDADES Y EVENTOS EN LOS QUE EL DERECHO A LA PARTICIPACIÓN DE LA POBLACIÓN SE HAGA EVIDENTE, Y EN DONDE LAS VOCES DE TODOS SEAN PARA TODOS.

  2. Lucy Labarthe

    Sólo puedo decir que ojalá tu generación Guili, se ponga bien los pantalones y ponga al país en el sitio donde debe de estar, pues somos demasiados contemplativos y no hacemos nada al respecto, de ahí que tengamos las autoridades que nos merecemos…..necesitamos más CULTURA ¡¡¡¡¡

  3. Jerka Guerrero

    Hola Giuliana: He estado leyendo con mucho interés la exposición de motivos del porqué de la existencia del Museo de la Memoria, y estoy totalmente de acuerdo contigo.

    A la lejanía (Madrid) sólo puedo tener noticias a través de diarios, obviamente opiniones de políticos o personalidades consideradas relevantes, sin saber si esto ha tenido repercusión en los ciudadanos de a pie; espero que la gente se manifieste, lo discuta y exponga sus razones del apoyo o rechazo a esta idea. Ya que, esto nos dirá mucho de la “idea” de “identidad”, “información” “cultura” y en este caso “memoria” que tenemos lo peruanos y en que nivel estamos frente al mundo.

    Sin embargo, creo que también es responsabilidad de los que nos hemos dedicado y especializado en los temas de Museos exponer en base al conocimiento, la responsabilidad que proviene de éste; la gran contribución que realizan a la sociedad, a la identidad cultural, al conocimiento del otro, a la tolerancia, a la memoria histórica… esa que parece a veces no es “conveniente” recordar, pero tan necesaria para seguir adelante como país.
    Los museos hoy en día han dejado de ser sólo grandes salas de exposiciones para convertirse en centros de investigación, información, interpretación, debate…., y todo lo que esto conlleva.
    Espero que esta idea errónea de “cultura” como lujo que muchos tienen, vaya cambiando porque acceder a la cultura y al conocimiento es un derecho de todo ser humano y no exclusividad de aquellos que tuvieron la “suerte” de nacer en países con mayor desarrollo o crecimiento económico.

  4. Sergio Villegas

    Giuliana, mis más sinceras felicitaciones por el artículo.
    Como todos sabemos la cultura trasciende generaciones, es decir, estamos hablando de la historia, presente y futuro a la vez.
    Dentro de ese contexto, los “políticos” solo atinan a mirar el presente y el futuro mediato ligado a las próximas elecciones. Eso explica la comparación fuera de contexto de la construcción de un museo con las necesidades alimenticias de un sector de la población, éllos solo piensan en nuevos “votos” para ganar las proximas elecciones y seguir “disfrutando” del poder en compañía de sus amigos.
    Celebro el artículo de Mario Vargas Llosa publicado hace dos semanas en el diario “El Comercio”, donde uno puede percibir la perplejidad del mundo cultural ante los “argumentos” esgrimidos por éstos “políticos” para oponerse a la construcción del Museo de la Memoria.

  5. Luis Adawi Schreiber

    En el primer congreso de políticas culturales, como bien lo has señalado, el Proyecto Impulso incluyó dentro de sus ejes temáticos, los asuntos de integración y reconciliación; lamentablemente una vez más, estos puntos han quedado sólo impresos o señalados en la web.
    El sólo hecho de pensar que, las manifestaciones artísticas en nuestro país -y lo señala el Proyecto Impulso-, deben ser analizadas como un fenómeno social, condiciona y obnubila el poco espacio metodológico e interpretativo que debe tener todo acercamiento y estudio formalizado de la cultura. Ello, en parte, se lo debemos a la enseñanza de las ciencias sociales en nuestro país. Éstas, carecen de modelos de interpretación, reduciendo y contextualizando de la manera más práctica y facilista, cualquier evidencia ligada a la cultura con uno de los métodos aplicados de manera errada, siendo utilizado hasta el cansancio y que ha resultado de los más sencillo y superfluo para muchos; me refiero al historicismo.
    Por otro lado, los comentarios de los Flores, los Belaunde o los Cipriani, siendo personajes personas públicas, sólo son el resultado de un sistema educativo deficiente relativo a nuestra historia, a la cultura y todo lo que de ello derive. La sensibilidad puede ser canalizada a partir de otros modelos y aplicada en distintas etapas de aprendizaje; si podemos modificarla, pienso sinceramente, que tendríamos mejores representantes incluso, en nuestro tan venido a menos congreso.

    Finalmente me despido, felicitándote por el comentario tan oportuno sobre el Museo de la Memoria y esperando además, poder tener espacios para debatir estos temas que son muy importantes para nuestra sociedad.

  6. Hola Giuliana,

    Me gusta como esta escrito el texto, es claro. Quiza seria bueno incluir las fuentes de esas declaraciones del trio (o fechas, o contextos aproximados). Y, finalmente, la expresion “tener la piel bien gruesa”, nunca la habia escuchado. Se usa en Lima ahora?

    Un fuerte abrazo y gracias por este link y este blog,
    Juan Javier

  7. maniobras

    Estimado Juan Javier, hemos incluído vínculos a los artículos específicos para cada una de las declaraciones.
    Haz click en el vínculo entre el paréntesis, después de cada declaración. Gracias!

    Maniobras.org

  8. Lorena Tord

    Felicitaciones por el artículo. Ojalá hubieran mas discursos lúcidos como este en nuestro país. Hacen falta para apoyar esta clase de proyectos que muchas veces se ven sepultados por la mediocridad que reina en la clase dirigente.

  9. María Elena

    Querida Giuli:
    Cuanta razón tienes al observar y comentar el gran cambio que señalas de los museos como espacios abiertos al público y desde esta perspectiva hacernos a todos más partícipes de los que se desea mostrar, en este caso específico: guardar en nuestra memoria un hecho triste, nefasto que vivó nuestro país y que no debemos olvidarlo ni repetirlo.

  10. patricia bravo wong

    sinceras felicitaciones:
    El temor o rechazo del gobierno aprista por un museo de la memoria tendría que ver en el fondo con los recuerdos que pudieran aflorar a la memoria de estos señores de la patria, pienso que es el temor de recordarles que ellos no estan lejos de sentirse aludidos o juzgados por hechos cometidos dentro de su gobierno, que es tambien una época registrada por la cvr como del más alto índice de muertes y desapariciones. la presión que debemos ejercer como sociedad civil involucrada en recuperar nuestra memoria colectiva es de suma importancia, sobre todo para dar a conocer estos hechos a nuevas generaciones.

  11. Verónica R.

    Es inaudito que, a estas alturas, el Estado, la iglesia y la casta política aún sigan adoptando esa actitud paternalista de decidir qué es lo que los ciudadanos podemos y debemos ver.
    De Cipriani no me extraña, ya sabemos de sobra cuáles son sus prejuicios, pero sí de Flores Araoz y García Belaunde. Pensé que eran más inteligentes y tolerantes, pero me equivoqué.
    ¿Hay alguna posibilidad de que esa donación de Alemania sea entregada a una fundación y que esta se encargue de la gestión del Museo de la Memoria?
    Saludos

  12. Gracias por agregar las fuentes de las declaraciones.
    Quiza este link les interese a los lectores:
    http://www.massviolence.org

  13. dominique taze-bernard

    Creo que hay una confucion entre el hecho politico ,subversion,guerra civil,y el sufrimiento humano resultante de estos hechos.En un pais que no ha resuelto las causantes del acto politico y tiene latente la insubordinacion civil.Por el contrario la exposicion del sufrimiento obliga a la toma de conciencia que lo causo,mantiene en alerta a las comunidades para no volver a caer en los senderos generadores de sangre y dolor . Promover la distancia el olvido,va en contra de la justa revindicacion: de que el sufrimiento padecido no sea en vano y que no se le tiene que quitar el merito de haber generado la accion contraria.Un memorial a las victimas contribuye a unir en un ,NUNCA MAS,a un pueblo.

  14. Carmen Tello

    Querida GIULIANA:
    He leído con atención tu artículo y sólo puedo aplaudirte y estar de acuerdo contigo en que los museos son lugares vivos que no sólo deben servir para la conmenoración feliz sino que también la denuncia y el compromiso deben tener cabida, incluso frente a la incomprensión e ignorancia de quienes mandan.
    Es muy cierto que la memoria no debe ser entendida como un arma para abrir viejas heridas, sino como una herramienta para aprender lecciones constructivas y no cometer de nuevo los mismos errores.
    Espero que pronto se entienda así en este país, España, en el que vivo y que tome ejemplo de la vieja Europa.

  15. Andrea Staeheli

    Giuliana,
    Me gusta el tratamiento que le das al tema. Junto con las iniciativas desde los museos – y la nueva museografia – toca abrir otros espacios para asumir los hechos como parte de nuestra historia y aprender de ellos. Tu articulo es uno de estos espacios; hay que seguir generando otros, ademas de la red, los museos, que permitan que los peruanos asumamos nuestra historia. Soy optimista en pensar que la conformacion de la CVR ha sido un avance importante que no todos los paises afectados por la violencia se han atrevido a desarrollar. Incluso creo que la oposicion oficial es un dispositivo importante para generar conciencia publica y darle presencia al tema. Sirva como plataforma para esto.
    Saludos, espero verte por el barrio pronto.
    Maria Andrea

  16. el museo de la memoria probablemente sea la mejor arma que tendremos los peruanos contra el olvido y a favor de la reconciliación. habrá que estar atentos nomás al contenido del mismo porque ya se alzan voces que quieren sesgar las cosas según sus intereses. el museo de la memoria debería replicarse al interior del país. muchas son las comuniaddaes que han vivido momentos cruentos durante la guerra interna. un saludo desde chimbote.

  17. RODOLFO ROJAS VILLANUEVA

    MUSEO DE LA MEMORIA PARA CUCHIS (PASCO)
    Puedo decir que Cuchis (Pasco) y Chuschi(Ayacucho) son dos de los tantos pueblos que más sufrieron: el primero, por el desinterés de los gobiernos de turno y/o la voluntad del estado; el otro, por violación a los derechos humanos ocasionados durante la guerra interna.
    Cuchis, 33 km. de Cerro de Pasco, enclavada en una profundidad, de extrema pobreza y abandonado por los gobiernos de turno. Mientras el estado se llevaba miles y millones de la minería en Pasco. En Cuchis muchas personas y niños morían por falta de auxilio(carretera), muchos se quedaron sin estudiar, algunos migramos.Para llegar a Cerro de Pasco se tiene que subir a pie cumbres.( 5 veces Acho-Cerro San Cristóbal) y tomar la ruta Goyllar – C. de P. En época de friaje, cuando los niños eran llevados a C. de P., morían en la espalda de sus madres. Esto es terrible. El cementerio de Cuchis está repleto de niños NN. El Gobierno Regional de Pasco no ejecutaba la carretera Cuchis-Vilcabamba de 7 km. Así demostrando en siglo XXI: ineptitud, desinterés, ignorancia, etc. Por ello emprendí la lucha para la ejecución de dicha obra, lo cual se convertirá en una CARRETERA DE INTEGRACIÓN CERRO DE PASCO—YANAHUANCA (50 km.)
    30 años de reclamos: sacrificios y muertes. Ignorancia y olvido. De todo ello, tenemos documentos escritos, gráficos, periodísticos, etc. Por eso, con todo lo que tenemos hemos decidido hacer nuestro:
    MUSEO DE LA MEMORIA DE CUCHIS
    Será un el primer museo en el Perú para demostrar la inacción, el desinterés, la inoperancia de las autoridades de turno de Pasco y el estado. Así, no quedará en el olvido nuestros cientos de hermanos muertos.
    Ante esto,¿Qué dirá Antero Florez Aráoz y MVLL? Espero sus respuestas

    RODOLFO ROJAS VILLANUEVA
    PRESIDENTE DE LOS HIJOS RESIDENTES DE SAN MIGUEL DE CUCHIS

  18. Camilo Espinosa Díaz

    Estimada Giuliana. Tu articulo me ha dejado extasiado, no solo por el discurso académico, sino también por su contenido político. Es allí donde estriba su verdadera esencia

    Me encuentro en estos momentos en fase de preproducción de mi tesis. El tema es sobre la memoria, la violencia y la construcción de una memoria pública. En ese sentido, estoy buscando bibliografía al respecto.

    Conoces algún libro en particular. Algún autor. Documentales. De antemano gracias. Espero atento tu respuesta. C.

  19. Pingback: Exposiciones y proyectos sobre violencia política en el Perú: Problematizando acerca de la memoria colectiva y su musealización | tandem.pe

  20. Pingback: Exposiciones y proyectos sobre violencia política en el Perú: Problematizando acerca de la memoria colectiva y su musealización |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s