Archivo de la etiqueta: cultura

E+C= Un antes y un después para la economía y la cultura

.
Por
Diana Guerra Chirinos


Entre el 20 y 22 de mayo pasado, se celebró en la Casa Llotja de Mar de Barcelona, el Congreso Internacional de Economía y Cultura, organizado por la Cámara de Comercio de Barcelona y cuya dirección científica recayó en Lluís Bonet Agusti, destacado economista catalán de la Universitat de Barcelona, y a quien tuve como director de mi tesina del DEA . Precisamente por esta relación, tuve la oportunidad de participar como relatora de las sesiones plenarias del congreso.

Fue muy interesante observar que un congreso de corte académico es capaz de reunir a los más importantes representantes del mundo político, empresarial, cultural y académico de España y de Europa: la Ministra de Cultura de España, el Presidente del gobierno catalán, el Conseller de Cultura y el Conseller de Economía y Finanzas del gobierno catalán, el Presidente del Parlamento de Cataluña, el Alcalde de la ciudad de Barcelona, el Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona, el Director General de UNESCO, altos representantes de la Unión Europea, el Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, entre otros. Todos ellos, participando en mesas de debates en los que los estudiantes, gestores, economistas, investigadores y empresarios culturales eran parte de un atento público. El congreso fue inaugurado por el Rey de España, Juan  Carlos I.

En el Congreso fue evidente que los distintos poderes y sectores de Catalunya son capaces de dialogar y que las reuniones no son un saludo a la bandera: al finalizar el congreso los representantes políticos se comprometieron y anunciaron, entre otras cosas, a continuar con este espacio y a crear un comité gubernamental de alto nivel que reúna a los especialistas de economía y cultura, una forma tangible de darle peso político a este tema dentro de la estructura pública del gobierno catalán. Y ello teniendo en cuenta que ya existe el Instituto Catalán de las Industrias Culturales , que depende de la Generalitat de Catalunya y que funciona mas bien a nivel técnico.

Siendo testigo de este encuentro y más allá de admirar la impecable organización, pensaba en cuándo podríamos presenciar algo parecido en Lima. Es decir, tener en una misma mesa de debate a la gente del Ministerio de Economía y Finanzas, del Instituto Nacional de Cultura, de la Cámara de Comercio de Lima, a los pequeños y medianos empresarios culturales, a los gestores culturales y a los investigadores que desde las universidades, reflexionan sobre las relaciones entre economía y cultura y diseñando una agenda de acciones.  Y que esa mesa sea el reflejo de un trabajo conjunto y de fondo, de una articulación real entre los sectores, en el que los economistas y los representantes del sector cultural encuentren un lenguaje común. ¿Estamos lejos de verlo?.

El Congreso de Barcelona se articuló en torno a cinco sesiones plenarias, que abordaron los siguientes temas:

–    La cultura, la riqueza y el bienestar de las naciones,
–    La cultura y la nueva economía: empresas creativas e innovación,
–    Balance de intercambios en la distribución de la cultura: equilibrios y dependencias
–    La economía de los derechos, protección y desprotección en las TIC y la globalización
–    Un nuevo marco para la financiación de la cultura

A continuación, compartiré con ustedes las reflexiones realizadas en la Sesión Plenaria III , en la que participaron como conferencistas:
•    Enrique Barón, presidente del Grupo Parlamentario Socialista Europeo
•    Víctor Fernández Blanco, profesor de Economía de la Universidad de Oviedo
•    José Manuel Lara, presidente del Grupo Planeta
•    Jordi Martí, delegado de cultura del Ayuntamiento de Barcelona
•    Galia Saouma-Forero, directora de la División de Expresión Cultural e Industrias Creativas de la Unesco,

Sigue leyendo

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Artículos

¿Consejos Regionales de Cultura para la descentralización cultural?

Balance de la gestión pública de la cultura [BGPC 01]
¿Consejos Regionales de Cultura para la descentralización cultural?

Por Guillermo Cortés

El Reglamento de Organización y Funciones (ROF) del INC, aprobado mediante el DS 017-2003-ED en mayo del 2003, establecía en el Artículo 21 que los Consejos Regionales de Cultura se conformaban por representantes del Sector Educación, del Gobierno Regional y los Gobiernos Locales, los representantes de los sectores involucrados en el quehacer cultural de la región y «… personalidades de la sociedad civil con representatividad en áreas específicas de la cultura, incluidos los representantes de los grupos etnolinguísticos». Por otro lado, en el Artículo 44 se indicaba que los Directores Regionales de Cultura eran «designados por Resolución Directoral Nacional, elegidos dentro de una terna propuesta por el Consejo Regional de Cultura correspondiente…».

El 30 de diciembre del 2006 fue publicado en el diario oficial El Peruano el DS 028-2006-ED que modificó los artículos antes mencionados, considerando que para el caso de los Consejos Regionales no existía precisión para la conformación de estas instancias, «… por lo que resulta, imprescindible dotarlas de una conformación más cierta y representativa que redunde en un eficaz medio de descentralización y que responda asimismo, a los principios rectores de un Estado moderno» y para el caso de los Directores Regionales se considera necesario la modificación con el fin de hacer más eficiente el procedimiento para la designación.

Es así que el DS 028-2006-ED establece que el Director Regional de Cultura «…es elegido y designado por la Dirección Nacional del INC, mediante Resolución Directoral Nacional, por un periodo de dos años, renovable por única vez por decisión exclusiva de la Dirección Nacional del INC». Con el nuevo procedimiento de designación del Director Regional la atribución que tenían los Consejos Regionales para presentar una terna de candidatos queda de plano descartada, dependiendo esta únicamente de la Dirección Nacional del INC.

Por otro lado, de acuerdo al DS 028-2006-ED, los Consejos Regionales de Cultura se conformarán con los siguientes representantes: «…Uno del Gobierno Regional; Uno de la Iglesia Católica; Uno del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo; Dos de la Universidades de la Región; Dos de las Asociaciones Culturales de la Región; y Dos de la Municipalidades Provinciales de la Región».

No podemos negar que la conformación de los Consejos Regionales de Cultura que establecía el DS 017-2003-ED, no permitió la constitución ágil y los mecanismos para el funcionamiento adecuado de estos. De ahí que muchos de los consejos no fueran realmente representativos del sector cultural de la región y no tuvieran una vida activa. La nueva formula tampoco resuelve este problema y sobre ella es necesario llamar atención en los siguientes aspectos:

  • Para la fecha de publicación del DS 028-2006-ED las Direcciones Regionales del MINCETUR habían sido integradas a la estructura orgánica de los Gobiernos Regionales . Por lo tanto, es técnicamente improcedente la participación de un representante del MINCETUR en los Consejos Regionales de Cultura.
  • La inclusión de un representante de la Iglesia Católica.
  • La eliminación de la mención expresa sobre la posibilidad de representación de los grupos etnolinguísticos en los Consejos Regionales de Cultura.

Unos meses antes de la publicación del DS 028-2006-ED, la Directora Nacional del INC declaró que «Con las normas nuevas de descentralización se han traspasado aspectos fundamentales a las regiones. Por ejemplo, los Institutos Regionales son autónomos. La labor del INC es dar las pautas generales en aspectos técnicos, pero no tenemos injerencia, porque no queremos tenerla, en el manejo administrativo. Nuestra labor es dar lineamientos para que haya una política común» .Y en el 2007, post decreto supremo, indicó que «Una de las partes fundamentales de esta propuesta (refiriéndose a la necesidad de fortalecer las capacidades y delegar funciones en el marco de la descentralización) es reconocer los derechos de las regiones a tener manejos particulares. Lo que yo propugno, y estamos poniendo en práctica, es que el INC propone, plantea coordinadamente los lineamientos generales de manejo cultural; pero la puesta en práctica de esos lineamientos debe hacerse atendiendo las exigencias, posibilidades e individualidad de cada región» .

El DS 028-2006-ED señala que el INC debe establecer los procedimientos y requisitos para la constitución de los Consejos Regionales a los 60 días de entrar en vigencia. Desde el 30 de diciembre del 2006 hasta la fecha han pasado varias lunas y muchos directores regionales de cultura y ningún consejo, a nuestro entender, activado y en funcionamiento.

La descentralización cultural no solo debe ser un estribillo del discurso gubernamental, debe convertirse en un ejercicio real y efectivo que genere, entre otras cosas, espacios de participación representativa de los agentes del sector cultural, en los cuales se formulen los lineamientos y se planifiquen las acciones que promuevan el desarrollo cultural en cada región y localidad del país. En ese sentido, los Consejos Regionales de Cultura podrían cumplir esa función y el INC ser un facilitador en el proceso articulación de los agentes del sector y en el fortalecimiento de sus capacidades.

.

(1) DS Nº 038-2004-PCM: Plan Anual de Transferencia de Competencias Sectoriales a los Gobiernos Regionales y Locales del año 2004.
(2) Entrevista publicada en puntoedu Año 2 Nº 587 – Setiembre 2006
(3) Entrevista publicada en el Portal de Asuntos Públicos de la PUCP – Marzo 2007

1 comentario

Archivado bajo Artículos

El valor de la cultura, el valor de un ministerio

La propuesta de creación de un Ministerio de Cultura, formulada por el Presidente García, ha dado lugar a una serie de opiniones que ponen en evidencia la necesidad de considerar nuevas e importantes perspectivas  en el debate.

Esta es la oportunidad para replantear el tipo de gestión y promoción de la cultura que se requiere. En el Perú, hasta hoy en día, ha prevalecido en las políticas públicas una visión patrimonialista e ilustrada de la cultura. Las expresiones actuales de nuestra diversidad cultural, que se crean y recrean dentro de procesos híbridos y fluctuantes, como las artes contemporáneas y las industrias culturales, no han sido objeto de gestión y promoción por parte del Estado. Como consecuencia, el rol  de las manifestaciones culturales en la generación de una ciudadanía integral y su aporte en el desarrollo económico, político y social del país no es aún cabalmente comprendida.

La cultura articula nuestras relaciones sociales y las formas materiales e inmateriales en las que nos representamos. Constituye una esfera de discusión, de negociación de identidades y, a la vez, es un ámbito para la creación de valor económico y la participación ciudadana. Para ello, la cultura debe ser gestionada en toda su complejidad teniendo en cuenta su valor simbólico, económico y político. Un país como el nuestro afectado por la violencia y por diferentes conflictos sociales, no puede dejar de aprovechar las posibilidades de generar cohesión y desarrollo que el trabajo en cultura trae consigo.

En este sentido, la creación de un Ministerio de Cultura, no sólo es una decisión administrativa, sino  politica, implica la adopción de un enfoque de gestión cultural orientado a garantizar las condiciones adecuadas para la libre expresión creativa y la puesta en valor de nuestro patrimonio y referentes simbólicos, priorizando su uso social y sostenible.

Sigue leyendo

26 comentarios

Archivado bajo Artículos